El circo parlamentario

El circo parlamentario

circo político

En los últimos meses estamos observando que nuestro parlamento parece haberse convertido en un circo. Un organismo público que tiene como función, entre otras cosas, intervenir en la elaboración y ejecución de las elecciones que permitan garantizar el cumplimiento de la voluntad popular y los parlamentarios representan, o deberían hacerlo, a la población, a sus votantes. Supongo que los diputados elegidos deben defender lo que antes prometieron a los ciudadanos en sus personales campañas promocionales.

Ya sabemos que para ser político no se exige ningún título universitario ni experiencia empresarial. Es decir, no se exige nada más que ser fiel al partido que representan y hacer caso a todo lo que le diga el jefe de turno, aunque sea lo contrario a lo que días antes había dicho, porque parece que todo vale. Mentir no parece ser una causa penal (lamentablemente) para esa casta.

Pido disculpas a los pocos cargos públicos serios que todavía quedan.

Sus señorías cobran un salario y gastan nuestro dinero en viajes, dietas, reuniones, comisiones de control y un largo etc. Algunos de ellos requieren asesores nombrados a dedo sin ningún requisito de currículo (son casi siempre amigos o amigotes). El dinero que se consigue fácil, (el nuestro a través de los impuestos) se gasta de igual modo, porque si falta se hace otro presupuesto y se cobran más tasas a los de siempre.

Me avergüenza escuchar las sandeces de unos más que de otros, que en las últimas semanas se oyen en nuestro parlamento, recalco nuestro.

congreso de los diputados

Días y días hablando del cuñado de uno, del novio de la otra, de la mujer de aquel, del primo, de la suegra y de seguir así podremos conocer el árbol genealógico desde la edad media de más de un político, que poco nos importa. Todo ello solo parece que tiene un único objetivo: dejar a un lado lo importante, desviar nuestra atención. Algunos de esos payasos (con tremendo respeto y admiración a los payasos de verdad, a los que nos hacen reír y que admiro por su difícil trabajo), han creado su propio circo pero sin gracia, con una falta total en el respeto a los votantes, es decir a nosotros.

Parece que desde ese Parlamento se den veladas instrucciones a modo de Inquisición medieval para condenar de facto y sin previo juicio, a ciudadanos que parece han cometido un delito. Eso no es función de nuestro parlamento. Ellos no son jueces ni fiscales, ni están por encima del bien y del mal.

Me gustaría que los debates fuesen serios. La política se está convirtiendo en un vodevil de mal gusto, con pésimos actores.

Les propongo, señores diputados, que se centren en asuntos de suma relevancia, aquellos que todos nosotros nos sentimos preocupados, les escribo unos pocos ejemplos, por si tal vez, con tanta intriga, cotilleo barriobajero y mentiras se pueden haber olvidado.

  • Arreglen de una vez el asunto de falta de medios técnicos y de seguridad en Andalucía para el control del tráfico sustancias prohibidas. Es fácil, tenemos todo un ejército para ello.
  • Pongan remedio a los agricultores de una vez, antes que la nueva generación siga buscando otros caminos y abandonen la agricultura (fuente de riqueza). Pongan aranceles, exijan a los importadores las mismas normas que para el agricultor español, pero revisen que se cumplan. No se puede competir con otros países donde el control de pesticidas es dudoso o el salario de los pobres campesinos es tres o cuatro veces inferior al nuestro.
  • Pongan remedio a tantos años de problema con el agua, haciendo pantanos, trasvases, cisternas de recogida de agua de lluvia…. Claro eso es un plan a 8 años o más, y la legislatura con suerte dura menos, los que vengan que se espabilen.
  • Preocúpense de la incongruencia en que faltan camareros, personal para el campo etc. mientras a la vez se sigue pagando el paro o subvenciones a personas del mismo sector. Algo no funciona.

La lista es interminable. En fin, hagan su trabajo y déjense de tanta tontería, sean serios, ya no les pido que sean competentes. O váyanse para no volver, algunos estamos hartos.  

Muchos son los andantes dijo Sancho

Muchos respondió Don Quijote—, pero pocos merecen nombre de caballeros.

 Miguel de Cervantes

 Como ven, la historia se repite.

5 comentarios en «El circo parlamentario»

  1. Todo muy bien comentando.
    Los políticos tiran pelotas fuera o distraen con bobadas sus feos comportamientos
    Cuando no,inventan leyes nuevas para no ser inculpados (vergüenza)

  2. Muy buena reflexion para la clase politica, esperemos que sean capaces de comprenderla, supongo que si, yi soy pescador i para pider trabajar me obligan a tener un monton de titulaciones profesionales que no sirven para pescar peces, no puedo inaginar lo bien que llevarian el pais muchas personas como yo, ya que ellos lo hacen sin estudios

    1. La realidad es que esos señores, según parece no piensan en el pueblo llano
      Gastan nuestro dinero sin control
      Y para postre algunos no tienen ni idea que es una empresa o un autónomo
      Pero al final el 65% dd la población vota
      Como escribía Claudio Coello en una novela
      Y si nadie votase?

  3. Impresionante artículo!
    Criticas muy amplias pero muy bien concentradas y certeras sobre todo lo que estamos sufriendo en España por culpa de la ineptitud de los políticos que nos gobiernan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba